Slide

Fundada en 1997 en Jerez de la Frontera, Productos El Majuelo S. L., es creada por la III y IV generación de una familia de prestigiosos vinateros y vinagreros. Su saber hacer ha ido pasando de padres a hijos y hoy nos permite disfrutar de inigualables vinagres, principalmente los amparados bajo la Denominación de Origen Vinagres de Jerez.

El Origen del Legado: Los Palacios y Villafranca.

1867

Don Manuel Canga-Argüelles Caballero, con procedencia de Oviedo, esposo de Doña Narcisa Pérez Jiménez, natural de Los Palacios; inicia en este año la andadura bodeguera de la familia. En la parte trasera de su casa, en esta localidad sevillana, pone una pequeña bodega y un lagar donde elaboraba vinos comunes.

La II Generación:

1896

Manuel, hijo de Don Manuel y Narcisa, tras una brillante licenciatura en Derecho en la Universidad de Sevilla, regresa a Los Palacios, ejerciendo como abogado, alcalde del pueblo y hombre de negocios de la bodega. Se casó en 1900 con Doña Concepción Cano Valera.

Don Manuel aumentó las actividades de la bodega: empezó a realizar vinos dulces, arrope y vino de color; y como elemento complementario tuvo una bodega de vinagres siendo la primera relación con el vinagre en nuestra familia.

La III Generación:

Diciembre de 1928

Concha, segunda Hija de Manuel y Concepción, se casa con Eduardo Gómez Baquero. Manuel inculca la pasión por los vinos a Eduardo, continuando con el legado bodeguero de los Canga-Argüelles.

Mayo a Julio de 1930

Primera referencia documentada en la que el nombre de Eduardo Gómez aparece ligada a nuestra industria bodeguera familiar.

Agosto de 1939

Fallecimiento de Manuel Canga-Argüelles.

1945

Construcción de un nuevo lagar en Los Palacios. Incorporación de nuevas tecnologías: prensas, modeladora y despalilladora de energía eléctrica. Una revolución para la época.

Eduardo contrata al químico Moret con la intención de ampliar la calidad enológica de la bodega. Moret instaló un pequeño laboratorio en el cual los hermanos Joaquín y Felipe, hijos de Eduardo y Concha, tuvieron su primer contacto con la química enológica.

La IV Generación:

Del matrimonio de Don Eduardo y Doña Concha nacieron diez hijos. De todos ellos, solo tres continuaron con el negocio bodeguero: Manuel, Joaquín y Felipe.

19 de abril de 1959

Fallecimiento de Eduardo Gómez. Se hace cargo de los negocios vinateros, su hijo el mayor, Manuel Gómez.

Década de los 60

Se construye en el lagar un espacio llamado «La bodega del vinagre».

Década de los 70

Es la etapa de Manuel Gómez. Continua con los negocios de la bodega.

Década de los 80

Joaquín Gómez, adquiere unas 300 botas de finos, y en el barrio de Santiago de Jerez, hace sus primeros pinitos bodegueros como almacenista y criador de vinos de Jerez.

Década de los 90

Joaquín y Felipe apuestan por la elaboración de Vinagres de Jerez, aderezo que, por aquel entonces, estaba adquiriendo un gran valor. Esta IV generación inaugura una bodega de crianza de Vinagres de Jerez, en Jerez de la Frontera, denominada Exvina, el 30 de abril de 1996.

2001

Los hermanos Joaquín y Felipe, de mutuo acuerdo con Manuel, fundan DANA, una nueva andadura bodeguera para continuar con la elaboración de arropes y vinos de color en Los Palacios.

El 16 de noviembre de 2001 fallece Don Manuel Gómez.

2014

Traslado de la compañía DENA a Jerez. Fusión de DENA y Exvina con el nuevo nombre de Productos El Majuelo. Productos El Majuelo embotella y comercializa vinagres y vinos de Jerez y toda una gama de productos, exportando a más de 26 países por todo el mundo.

La V Generación:

Cogen el testigo bodeguero Joaquín Gómez Beser —hijo de Joaquín— y Eduardo Gómez Calvo —hijo de Felipe. Tras siglo y medio, la V generación sigue con la actividad bodeguera familiar.

El futuro:

Como reza Joaquín Gómez Canga-Arüelles en su libro Cinco Generaciones de bodegueros en Los Palacios y Jerez:

 

«Habrá que rociar las viejas soleras con jóvenes y fuertes criaderas»

«Así que, desde aquí, invito a la vi generación de esta familia, mis nietos y primos, a formar parte de la tripulación de esta nave y llevar el barco a buen destino […] Yo, por mi parte, como capitán que he sido de este barco durante unos años, les enseñaré con mucho cariño el amor por los vinos y vinagres».